Google+ Seguidores

9 dic. 2010

Todo pasa por algo





Me han dicho innumerables veces que todas las cosas (principalmente las desagradables) pasan por algo. Lo que aún sigo sin entender es de qué demonios se trata ese algo...




30 nov. 2010

Poema invitado



Rompe con su furia arrebatada
el oleaje negro en la boca de la noche.
Desata el hilo del sueño.

(Las decepciones son como el mar:
emerge a veces de los ojos)

Mi boca naufragó
                     se ahoga,
yace a la deriva aferrada a un tablón de cinco lustros.

Ángel cadavérico del sueño,
no me abandones en roca última,
en la playa contrita de los cuerpos necios
en el acantilado final del enigma
en el tedio de la agonía de mi compleja mente.

Ábrete a los espacios,
                a lo que no está en mí.
A la ternura del mundo.

Los barcos temidos se alejan
se llevan en las fauces del viento
mi cabeza avasallada y obtusa. 

No volveré a gastarles bromas
                                  a los marineros.





19 nov. 2010

Problemas

Estoy riñendo con mis problemas: de pareja, el hastío, el dinero que no me alcanza, las discusiones interiores, los proyectos inconclusos... Me tomo un descanso y advierto que la mayoria de las personas pasan por lo mismo. Como psicólogo no debo permitirme semejante ordinariedad. 
 
Definitivamente voy a buscarme unos problemas mucho más originales.




14 oct. 2010

Deseo III


Aquella noche se fue a la cama con la dulce ansiedad que provoca el intuir que, a la mañana siguiente, va a estar ahí, presente, tangible, que lo podrás tocar y oler, saber que es tuyo.
Se pasó las horas insomne, con los ojos cerrados, recreando en su mente cada detalle del juguete que anhelaba, cada color, cada forma, la textura, los ángulos, los bordes. Incluso durante el sueño sus manos se agitaron en el aire para jugar con él. Pensó entonces que el  juguete estaba realmente ahí y que al despertar permanecería; no quería abrir los ojos  por miedo a que desapareciera pero sintió que debía hacerlo, intentó mirar, se detuvo, se armó de valor, los abrió de un golpe y miró.

Y todo porque los padres, el día anterior a la madurez de su hijo, aseveraron: si quieres que algo suceda tienes que desearlo, con todas tus fuerzas...



29 sept. 2010

Paradoja



Acudió a mí una vez más por consejo, como tantas veces, (la totalidad de las cuales mi sugerencia había resultado fallida) y me preguntó "¿debería hacer esto?" Ante lo cual y, deseando acertar en esta ocasión, usé un método infalible para lograr que hiciera lo que yo pretendía.

Le respondí: "no lo hagas".




21 sept. 2010

México


Debajo de los festejos hipócritas y los vivas ensayados,
de las cabezas recién cortadas,
de los fémures con olor a mujer,
de los héroes sólo en estampitas,
de los hijos que se niegan a crecer,
de las derrotas autoimpuestas,
de la televisión lavadora de cerebros,
del agua hedionda de las inundaciones,
de los indigentes afuera y adentro de los templos,
de los títulos comprados (y de las conciencias),
del tufo a petate quemado,
del dinero manchado de sangre,
de las latas de cerveza que, enmedio del caos, saquearon de un Oxxo,
de la jauría en pos del hueso,
de los líderes sin liderazgo y sinvergüenzas,
de todo lo que siendo importante... vale madre,
de una mentada llena de rabia,
y justo debajo de un grito sinceramente surgido del diafragma
aún respira un país que algunos, con cierta nostalgia, seguimos llamando Mé-xi-co.



.

8 sept. 2010

El sexo vende


_ ¿Qué hiciste hoy en la escuela?, le preguntó un padre a su hijo adolescente.
_ Hemos tenido clases sobre el sexo, le respondió el muchacho.
_ ¿Clases sobre el sexo? ¿y qué les dijeron?
_ Bueno, primero vino un cura y nos dijo por qué no debíamos. Luego, un médico nos dijo cómo no debíamos. Por último, el director nos habló de dónde no debíamos.



La directora del Colegio Mayor se dirigía a las nuevas alumnas y estimó conveniente aludir al tema de la moralidad sexual. "En los momentos de tentación", les dijo, "háganse una sola pregunta: ¿Acaso una hora de placer vale por toda una vida de deshonra?"
Al final de su alocución, preguntó si había algo que aclarar. Una de las muchachas alzó tímidamente la mano y dijo: "¿Podría decimos cómo se consigue que dure una hora?"

(Cuentos tomados de: La oración de la rana, Anthony de Mello. Imágenes de la red)



.

31 ago. 2010

Cúrame


Cúrame de las noches sin luna y con el sueño en vela.
Cúrame de las estrellas que estallan en la lejanía; y de los cometas que no vuelven, cúrame.

Cúrame del nihilismo en los días de asueto y de los mediodías en cama.
Cúrame de los rituales frente a un televisor indestructible; y de la muerte apresurada del alma, cúrame.

Cúrame los sentimientos perdidos en abismos y los conservados en vacío.
Cúrame de percepciones fantasmales a la hora del amor; y del frío penetrante de la soledad, cúrame.

Cúrame este exceso de fe sin argumentos y este deseo ajeno a la praxis.
Cúrame del vicio de existir sin besos; y de la adicción a la melancolía, cúrame.

Cúrame la carne febril alucinando lechos y enloqueciendo en un hotel desocupado.
Cúrame estas piernas cansadas de andar parques desiertos.
Cúrame estos brazos que no llegan a otros brazos.
Cúrame estos labios que no van a ningún lado.




.

24 ago. 2010

Pasado



Hace tiempo fui un fantasma, una sombra deambulando por los pasillos de un castillo en ruinas. Fui una caricatura de mi alma, apenas un asomo de lo posible.
Mis manos torcieron sueños encantados, mis piernas se esforzaron en huir del misterio.
Esperé sentado en los andenes del pasado, zarpé desde muelles en penumbras, hice bailes en estancias desoladas.

Aún siento escozor al recordarme.



17 ago. 2010

Sinceridad



Así como lo ven: impasible, insoportable, entrometido y riendo por todo lo ajeno, cuando me habló de él se deshizo en llanto.

Al encontrar la calma -casi una hora después- volvió a ser el mismo impasible, insoportable, entrometido y risueño, pero un poquito más sincero.



Imagen tomada de: Todo Mafalda, por Quino.



2 ago. 2010

Tesoro




Y sí, en el fondo del océano encontré un cofre sumergido.
Adentro, un mapa con la ruta e instrucciones precisas para cambiar el miedo en esperanza.





15 jul. 2010

Walking around


Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre...


Por eso mismo, me voy de vacaciones (perdóname Neruda por utilizarte...)



7 jul. 2010

Amiga del crepúsculo



A Francesca

Tras el horizonte que
veo por mi ventana,
estás tú, Amiga, presenciando
la obra maestra del crepúsculo
Lo sé por
el pincel
de la brisa vespertina
que colorea
eucaliptos
pinos
framboyanes
las hojas amarillas de los nidos
y que dibuja
-es seguro-
un sol anaranjado
en tu sonrisa




29 jun. 2010

Curso exprés de emociones


(imagen tomada de espndeportes.com)


La ansiedad en los momentos previos al inicio del partido.
La alegría de ver a tu selección hacer magia con el balón, aunque sea efímera.
El miedo de perder cuando cae la anotación del equipo contrario.
Y sólo quien lo ha vivido con pasión puede conocer la tristeza cuando, al cabo de los 90 minutos, tu equipo fue incapaz de ganar el partido.

Sin embargo, a pesar de todo, sé que dentro de 4 años volveré a sentir la esperanza bullir dentro mío cuando el árbitro dé el silbatazo inicial.




24 jun. 2010

Ecuación



Él se valía de una ecuación perfecta para resolver con precisión cada aspecto de su vida. No existía en su mundo sitio para el azar.

Hasta que se enamoró. Llegó el caos.




17 jun. 2010

Saber escuchar


Pregunté a mi colega médico del alma por qué yo, luego de un día arduo de trabajo con mis pacientes, terminaba el día exhausto, con el ánimo decaído y deprimido la mayoría de las veces. Mientras él salía de su consultorio (habiendo escuchado más pacientes que yo) con la faz radiante, iluminado, contento. A lo cual respondió, sin desdibujarse su amplia sonrisa: 

- Es que soy sordo.




9 jun. 2010

El hombre y su celda




Un hombre está de puntillas en una pequeña habitación oscura y vacía, los brazos estirados hacia arriba, las manos aferradas a las barras de la pequeña ventana, única fuente de luz de la habitación. Si se aferra con firmeza e inclina hacia atrás la cabeza, puede ver un pequeño rayo de sol entre las barras superiores. No quiere correr el riesgo de perderlo de vista. Y así sigue tendiéndose hacia el rayo de sol, firmemente aferrado a las barras. Está tan empeñado en el esfuerzo de no perder de vista ese resplandor de luz vital, que no se le ocurre soltarse y explorar el resto de la celda. Así nunca descubrirá que la puerta del otro extremo de la celda está abierta y que él es libre. Siempre habría podido salir a la luz del día, con sólo haberse soltado.


(Tomado "prestado" de Nardone, G. Más allá del miedo.)






27 may. 2010

Remedio


(imagen tomada de la red)


Le preguntaron al médico del alma acerca de un remedio para extinguir la tristeza de la vida de uno. Y él, con toda la sabiduría acumulada tras sus años de estudio y experiencia, contundentemente declaró:

_ Pues llora.




21 may. 2010

Marina II



Navego en ella
y el mar me parece una broma
Es más voraz su cuerpo que tiburones
Es su humedad brillante y viva como un arrecife

De la noche marina
se sumerge en el fondo
evadiendo medusas
salpicada de estrellas

Me dibuja un sendero en la arena
dejando migajas o perlas
Cada noche me invita a sus aguas
y yo, como un marlin, me hundo en ella




14 may. 2010

Marina I




Sentado a la orilla del mar nocturno, acompañado únicamente por el rumor de las olas rompiendo sobre el muelle y una suave y fresca brisa que –ensimismado- él apenas percibía, pensó que nadie lo escucharía, que a nadie le importaba. Que estaba solo.
Así que extrajo apresuradamente de su bolsillo un pedazo de papel arrugado, garabateaba algo entre signos de interrogación mientras las lágrimas escurrían por sus mejillas. Introdujo el papel en una botella y la lanzó lo más lejos que pudo, furiosamente. Permaneció el resto de la noche maldiciendo y llorando hasta que el sueño lo venció.
A la mañana siguiente, lo primero que vio al despertar fue una botella semejante a la suya, la abrió con ansiedad y al leer lo que había dentro pareció que una luz le iluminó el rostro. Sonrió largamente. El papel decía “Sí”.





5 may. 2010

Ser adulto



Con sus veintitantos años encima afirmó tajantemente:
"No quiero crecer".

Sus razones: 
"Quiero quedarme así como estoy, porque ser adulto significa arrastrar por las calles una cara de infinita tristeza, desilusión y pérdida. No quiero vivir sin sentido ni trabajar teniendo como únicos anhelos el cochecito nuevo y la casita limpia. No quiero perder el gusto de vivir".

Así yo tampoco querría ser adulto, pensé, mientras un escalofrío me recorría.




.

15 abr. 2010

Lluvia



Compartiste parte de tu dolor confiando en que sabría acomodarlo en algún sitio donde no te lastimara. Lloraste junto a mí  y construí una fuente para tus lágrimas. 
Pero quizá algún día me ausente.
Por eso quiero ser amigo de la lluvia. Para que ahí donde mi voz no esté, la tormenta te cure, Amiga. Para que ahí donde mi corazón no alcance, una lluvia feroz, arrebatada, borre de tu mundo todo lo feo y se lleve tus penas.





7 abr. 2010

Muro




Él no soporta su existencia. Está cansado de que la vida le imponga demasiados obstáculos. Se pregunta con angustia qué pecado tan grave pudo haber cometido para que el destino le pague con mísera moneda.
Le gustaría poder derribar de un golpe todos sus miedos, su neurosis, su infelicidad crónica, la que imagina como una pared inexpugnable.
Y así continúa lamentándose y maldiciendo, mientras con infinita paciencia coloca delicadamente el siguiente ladrillo sobre el muro que -sin saberlo- construye.



26 mar. 2010

Pregunta crucial



 
 
 
 
Ando buscando a la persona que responda una pregunta crucial para mi existencia: ¿tiene sentido tu vida?

19 mar. 2010

Despertar


Cuando yo muera, si es que me muero; y renazca, si es que renazco, no quiero reencarnar en pájaros, flores ni peces.
Quiero ser uno de esos relojes que al final de la oscuridad de las noches más oscuras, te anuncia que ha llegado la hora de despertar.

14 mar. 2010

¿Qué nos queda?

Hurgando entre viejos poemas encontré éste del gran Benedetti (q.e.p.d.) y lo comparto con aquellos que nos sentimos jóvenes... todavía; y pretendemos que lo que aun queda de mundo no se vaya al carajo.


¿Qué les queda a los jóvenes? 

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿sólo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
También les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
Les queda respirar / abrir los ojos
descubrir las raíces del horror
inventar paz así sea a ponchazos
entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar

¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿Vértigos? ¿asaltos? ¿discotecas?
También les queda discutir con Dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y ajeno
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines del pasado
y los sabios granujas del presente

 .

25 feb. 2010

Hoy todo existe

Hay veces que el médico también se cansa y se enoja y llora y maldice.
Hay días en que el médico del alma también necesite quien cure la suya.
Pero hoy es un buen día.
Hoy hay amores, encuentros y abrazos.
Hay besos aún desde la distancia.
Mi corazón gemelo acompaña al mío trenzado con hilos invisibles.

Por esta vez todo tiene sentido.
Hoy todo existe.

16 feb. 2010

Corazón en un árbol




Sentimos que era el  árbol mas frondoso, el más grande y fuerte de todos los que ahí había.

Fervorosamente, amorosamente, grabamos  en él un corazón donde escribimos nuestros nombres.

Para que -aún cuando todo termine- el último hombre, la última mujer y el último niño sepan que una vez estuvimos aquí.