Google+ Seguidores

23 feb. 2011

¡ey, voltea!


Supones que curé tu alma con una especie de magia reservada para unos pocos afortunados. Pero lo único que hice fue decirte ¡ey, voltea hacia el otro lado!, y por primera vez mira. Si acaso te gusta, regocíjate.

Y ya.



4 comentarios:

Gaviota dijo...

Ha de ser muy satisfactorio el ver resultados positivos en lo que te gusta hacer. Mis resultados se ven a diario y eso para mi es de mantenerme orgullosa y satisfecha de haber hecho algo por mis alumnos!
Saluditos!

Trovator dijo...

A veces lo que se necesita es una voz guía que provoque aquél girar de cabeza... el paso se lo da después. Excelente, camarada.

Un abrazo!

Carina Sampó, facilitadora de cambios, terapeuta psicodramatica, coach personal dijo...

ojos que no mira, oídos que no escuchan, corazones que no se permiten sentir... sobre todo esto ultimo: cuando no nos permitimos sentir, escuchar y entender nuestras emociones, es ahí donde esa guía, ayuda, toque de hombre 9o como nos guste mas llamarlo) llega en el momento adecuado para facilitar el DARNOS CUENTA de lo que sentimos.
Me fascina tu brevedad y exactitud de palabras! Gracias.
Espero verte de visita por mi casita virtual. Un abrazo.

Navegante dijo...

Aunque a veces el acompañar al otro, puede tener mucho de magia.