Google+ Seguidores

8 abr. 2011

La rana en la cazuela con agua

Imaginen una cazuela llena de agua, en cuyo interior nada tranquilamente una rana. Se está calentando la cazuela a fuego lento. Al cabo de un rato el agua está tibia. A la rana, esto le parece bastante agradable, y sigue nadando. La temperatura empieza a subir. Ahora el agua está caliente. Un poco más de lo que suele gustarle a la rana. Pero ella no se inquieta, y además el calor siempre le produce algo de fatiga y somnolencia.
Ahora el agua está caliente de verdad. A la rana empieza a parecerle desagradable. Lo malo es que se encuentra sin fuerzas, así que se limita a aguantar, a tratar de adaptarse y no hace nada más.
Así, la temperatura del agua sigue subiendo poco a poco, nunca de una manera acelerada, hasta el momento en que la rana acabe hervida y muera sin haber realizado el menor esfuerzo por salir de la cazuela.
Si la hubiéramos sumergido de golpe en una cazuela con el agua a 50 grados, de una sola zancada ella se habría puesto a salvo, saltando fuera del recipiente.


Tomado de: La rana que no sabía que estaba hervida y otras lecciones de vida, de Olivier Clerc.





15 mar. 2011

A propósito del amor

Un colega médico del alma -como si supiera tanto del tema- nos habla de amor y lo comparte con nosotros.

NOTA: al parecer hay problemas con el audio, así que les comparto el enlace para escucharlo directamente en GoEar:



http://www.goear.com/listen/a8018aa/los-limites-sanos-del-amor-

 


23 feb. 2011

¡ey, voltea!


Supones que curé tu alma con una especie de magia reservada para unos pocos afortunados. Pero lo único que hice fue decirte ¡ey, voltea hacia el otro lado!, y por primera vez mira. Si acaso te gusta, regocíjate.

Y ya.



18 ene. 2011

Amnesia



No sé si fue un golpe en la cabeza o en el corazón lo que me causó una amnesia que duró varios meses. Hasta ayer, que recuperé la memoria.

Recordé el simple y maravilloso gusto por estar vivo.





11 ene. 2011

Examen




Un espasmo
El Profesor me ha llamado,
es mi turno
Las preguntas se intuyen inexpugnables
Nunca había estado frente a reto semejante
Llegó el momento
La ansiedad me recorre
Llanto
Me encuentro, al fin, ante la Prueba
Intensa luz
Nazco