Google+ Seguidores

23 feb. 2011

¡ey, voltea!


Supones que curé tu alma con una especie de magia reservada para unos pocos afortunados. Pero lo único que hice fue decirte ¡ey, voltea hacia el otro lado!, y por primera vez mira. Si acaso te gusta, regocíjate.

Y ya.