Google+ Seguidores

27 may. 2010

Remedio


(imagen tomada de la red)


Le preguntaron al médico del alma acerca de un remedio para extinguir la tristeza de la vida de uno. Y él, con toda la sabiduría acumulada tras sus años de estudio y experiencia, contundentemente declaró:

_ Pues llora.




21 may. 2010

Marina II



Navego en ella
y el mar me parece una broma
Es más voraz su cuerpo que tiburones
Es su humedad brillante y viva como un arrecife

De la noche marina
se sumerge en el fondo
evadiendo medusas
salpicada de estrellas

Me dibuja un sendero en la arena
dejando migajas o perlas
Cada noche me invita a sus aguas
y yo, como un marlin, me hundo en ella




14 may. 2010

Marina I




Sentado a la orilla del mar nocturno, acompañado únicamente por el rumor de las olas rompiendo sobre el muelle y una suave y fresca brisa que –ensimismado- él apenas percibía, pensó que nadie lo escucharía, que a nadie le importaba. Que estaba solo.
Así que extrajo apresuradamente de su bolsillo un pedazo de papel arrugado, garabateaba algo entre signos de interrogación mientras las lágrimas escurrían por sus mejillas. Introdujo el papel en una botella y la lanzó lo más lejos que pudo, furiosamente. Permaneció el resto de la noche maldiciendo y llorando hasta que el sueño lo venció.
A la mañana siguiente, lo primero que vio al despertar fue una botella semejante a la suya, la abrió con ansiedad y al leer lo que había dentro pareció que una luz le iluminó el rostro. Sonrió largamente. El papel decía “Sí”.





5 may. 2010

Ser adulto



Con sus veintitantos años encima afirmó tajantemente:
"No quiero crecer".

Sus razones: 
"Quiero quedarme así como estoy, porque ser adulto significa arrastrar por las calles una cara de infinita tristeza, desilusión y pérdida. No quiero vivir sin sentido ni trabajar teniendo como únicos anhelos el cochecito nuevo y la casita limpia. No quiero perder el gusto de vivir".

Así yo tampoco querría ser adulto, pensé, mientras un escalofrío me recorría.




.